top of page

Reconstrucción de Ligamento Cruzado

Tiempo quirúrgico

90-120 minutos

​Área anatómica

Rodilla

Información

La reconstrucción artroscópica de ligamento cruzado anterior, también conocido como LCA, es una intervención quirúrgica que se realiza con el objetivo de reparar un ligamento dañado en la rodilla. Este procedimiento es comúnmente necesario después de una lesión traumática o degenerativa del ligamento cruzado anterior, y es una de las cirugías ortopédicas más realizadas en el mundo. A continuación, se proporciona una descripción detallada de la reconstrucción artroscópica de ligamento cruzado anterior, sus indicaciones y los pasos involucrados en la cirugía.

La reconstrucción artroscópica de ligamento cruzado anterior es un procedimiento quirúrgico diseñado para restablecer la estabilidad y la funcionalidad de la rodilla después de una lesión en el ligamento cruzado anterior. Este ligamento es fundamental para mantener la estabilidad de la articulación de la rodilla, y su lesión puede resultar en dolor, inestabilidad y limitación en la movilidad. La cirugía busca restaurar la función del ligamento dañado utilizando tejido del propio paciente o se prepara de tendon de donante (aloinjerto) que es frescos congelado, o en algunos casos injertos de tejidos sintéticos.

La reconstrucción artroscópica de ligamento cruzado anterior es una cirugía efectiva para restaurar la función de la rodilla y permitir a los pacientes volver a sus actividades normales. Sin embargo, es fundamental seguir el plan de rehabilitación postoperatoria para garantizar una recuperación exitosa.

Indicaciones

1. Lesión del ligamento cruzado anterior: Cuando se produce una rotura completa o parcial del ligamento cruzado anterior, se considera una indicación para la cirugía.


2. Inestabilidad de la rodilla: Si el paciente experimenta inestabilidad recurrente en la rodilla, lo que afecta la capacidad de realizar actividades deportivas o cotidianas.


3. Dolor crónico en la rodilla: El dolor persistente en la rodilla, especialmente durante la actividad física, puede ser una razón para la cirugía.


4. Lesiones asociadas: Si la lesión del ligamento cruzado anterior se acompaña de otras lesiones, como desgarros de meniscos, es probable que se requiera la cirugía.


5. Necesidad de retornar a actividades deportivas de alto impacto: Para aquellos pacientes que desean volver a deportes que involucran movimientos bruscos y cambios de dirección, la cirugía puede ser una opción.

Pasos en la cirugía

1. Preparación del paciente: El paciente se coloca en la mesa de operaciones y se administra anestesia general o regional para garantizar su comodidad y ausencia de dolor durante la cirugía.


2. Limpieza y desinfección: El área quirúrgica se limpia y desinfecta cuidadosamente para prevenir infecciones.


3. Incisiones: Se realizan pequeñas incisiones en la rodilla para permitir el acceso al interior de la articulación.


4. Artroscopia: Se inserta el artroscopio a través de una de las incisiones para visualizar el interior de la rodilla y evaluar el daño.


5. Extracción de fragmentos dañados: Si se detectan fragmentos de ligamento dañado, se retiran.


6. Preparación del injerto: Se toma un injerto de tejido del propio paciente o se prepara de tendon de donante (aloinjerto) que es frescos congelado, o en algunos casos injertos sintéticos y se prepara para ser colocado.


7. Inserción del injerto: El injerto se coloca en la ubicación adecuada para reemplazar el ligamento dañado.


8. Fijación del injerto: El injerto se fija en su lugar utilizando tornillos, clavos o suturas.


9. Cierre de incisiones: Se cierran las incisiones con suturas o grapas.


10. Recuperación postoperatoria: El paciente se lleva a la sala de recuperación y se inicia la rehabilitación para restaurar la fuerza y la movilidad de la rodilla.

bottom of page